Convivir personas y perros en cerca nueva es posible

Cada vez somos más los que tenemos perros en casa, y esto nos obliga a ser especialmente cuidadosos con ellos cuando salimos a la calle y nos encontramos con otros vecinos o con otras mascotas. También debemos de estar atentos a cuándo y dónde nuestro perro hace sus necesidades en sus paseos.

En este sentido, desde la Asociación, nos acogemos plenamente a lo previsto en la NUEVA LEY DE PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS Y EL BIENESTAR DE LOS ANIMALES, que fue ya aprobada el pasado mes de marzo y que en su artículo 26 recoge, entre otras cosas:

Artículo 26. Obligaciones específicas con respecto a los animales de compañía.

Los titulares o personas que convivan con animales de compañía tienen el deber de protegerlos, así como la obligación de cumplir lo previsto en la presente ley y en la normativa que la desarrolle, y en particular:

………

c) Adoptar las medidas necesarias para evitar que su tenencia o circulación ocasione molestias, peligros, amenazas o daños a las personas, otros animales o a las cosas.

e) Evitar que los animales depositen sus excrementos y orines en lugares de paso habitual de otras personas, como fachadas, puertas o entradas a establecimientos, procediendo en todo caso a la retirada o limpieza de aquéllos con productos biodegradables.

………

En nuestro barrio, hay personas que tienen miedo a los perros, algunas de ellas hasta el punto de que les puede causar un pánico incontrolable. Es, por tanto, una cuestión de respeto y mera educación entre vecinos que los que tenemos perros los llevemos atados en todo momento durante su paseo dentro del barrio para no tener que excusarnos luego diciendo: “si mi perro no hace nada” cuando éste se acerque o abalance sobre otra persona o perro, aunque solo sea para olisquearle o jugar. Por no mencionar la posibilidad de que fuera para morderle o agredirle, situación que los que tenemos perros sabemos que se puede dar incluso con animales totalmente mansos que, en un momento dado, pueden actuar de forma imprevisible, provocando lesiones en personas o hasta la muerte de otros perros, situaciones extremas de las que por desgracia hay antecedentes muy tristes en nuestro barrio.

Por otro lado, la acumulación de excrementos en los jardines y en las papeleras es un problema creciente en nuestro barrio, por no decir de aquellos que aparecen en las aceras o en la puerta de las casas. ¿Tanto nos cuesta recogerlo y llevarlo a nuestra basura de casa o a un contenedor para que no esté días tirado en el suelo o en una papelera esperando que alguien lo recoja por nosotros?

Creemos sinceramente que ES POSIBLE LA CONVIVENCIA DE PERSONAS Y PERROS, SI TODOS PONEMOS DE NUESTRA PARTE, con educación, con respeto, y por encima de todo con empatía, poniéndonos en lugar del otro para darnos cuenta de lo que para nosotros no tiene importancia a lo mejor al prójimo le puede molestar o asustar y no tiene por qué aguantarlo.